A Panoramic View of the Grounds for Divorce in the United States of America and Europe

divorce-619195_1280

En este trabajo, las autoras Leny Cáceres Vázquez y Sheila Cruz Rodríguez discuten las causales de divorcio en los Estados Unidos de América y en los países de Europa. Compilan de manera detallada las legislaciones que rigen los divorcios en cada estado y en los países del continente europeo. Además, el escrito nos permite conocer en qué jurisdicciones existen causales de divorcio no culposas, y las instancias en las que se permite el matrimonio por acuerdo, conocido en inglés como el covenant marriage.
download_pdf

XXI Competencia Final de Debate Miguel Velázquez Rivera

image 1

La Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico se complace en invitarles a la XXI Competencia Final de Debate Miguel Velázquez Rivera, a celebrarse el viernes, 17 de abril de 2015, a las 6:30 p.m., en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, en el salón L-2. El tema de la Competencia de este año será el desnudo artístico, y contaremos con la participación de estudiantes de las demás facultades de Derecho de Puerto Rico. La Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico será representada por Tania M. Delgado Díaz y Edgar Villanueva Rivera, los ganadores de la XXI Competencia Intramural de Debate Miguel Velázquez Rivera.

Para el Manual Informativo oprima aquí

 

Segundo Ciclo de Coloquios de la Revista Jurídica

justice2

La Revista Jurídica llevará a cabo el segundo coloquio el jueves, 19 de marzo de 2015, a las 3:00 p.m., en el Salón de Facultad. Este coloquio girará en torno a un artículo redactado por Pedro A. Vázquez Montijo, titulado Recusación en el Tribunal Supremo: ¿Juicio imparcial ante una supuesta parcialidad? A continuación, expondremos un breve resumen de dicho artículo para aquellos que estén interesados en participar de este segundo coloquio.

Recusación en el Tribunal Supremo: ¿Juicio imparcial ante una supuesta parcialidad?

En este artículo se analiza el área procesal y ética de la recusación de los jueces en el Tribunal Supremo de Puerto Rico. A diferencia del proceso de recusación de los jueces en los tribunales inferiores, la recusación en el Tribunal Supremo es decida por el propio juez recusado, y su decisión es final y firme. El actual proceso no contempla la revisión de la decisión por otro juez ni por el pleno del mismo Tribunal. Este proceso, acogido de forma jurisprudencial por la Corte Suprema federal, ha generado gran discusión y análisis por diferentes sectores en los Estados Unidos. En esta ocasión, Pedro A. Vázquez Montijo realizó, por primera vez, un análisis de este proceso a nivel local, examinando sus consecuencias y evaluando la posibilidad de implantar alguna reforma en este proceso.

La recusación puede ser definida como el mecanismo que tiene una parte para solicitar e impedir que un juez resuelva el pleito. Para poder prevalecer, la parte debe cumplir con varios requisitos. Primero, debe sustentar su petición con alguna causa que esté acogida por las Reglas de Procedimiento o por los Cánones de Ética Judicial. Segundo, debe realizar su solicitud mediante el procedimiento establecido en las reglas. En el Tribunal Supremo, una solicitud de recusación se le debe enviar directamente al juez recusado para que este, dentro de su propia conciencia y de forma individual, decida si debe inhibirse de considerar el caso. A nivel nacional, esto ha sido criticado, debido a que podría minar la confianza del Pueblo en el sistema de justicia, y podría afectar principios judiciales tan importantes como el derecho a un juzgador justo e imparcial.

La recusación, o inhibición, en el Tribunal Supremo de Puerto Rico ha sido discutida en varias de sus opiniones. Afortunadamente, estas controversias no han sido de la misma magnitud que las que han surgido en la Corte Suprema de Estados Unidos. En Puerto Rico, las controversias mayormente se han suscitado porque algún juez ocupó, en el pasado, un puesto político o ha tenido alguna relación con asuntos político-partidistas. Por el contrario, en la Corte Suprema federal se han presentado situaciones en que los jueces han tenido la oportunidad de relacionarse con el caso en puestos anteriores, e incluso han dado su opinión al respecto. En ese sentido, las controversias han sido de tal magnitud que, en ocasiones, el juez a quien se le solicitó recusarse ha sido el voto decisivo.

A pesar de que este proceso fue acogido de forma jurisprudencial, actualmente ha sido incorporado en el Reglamento del Tribunal Supremo de Puerto Rico. El juez recusado, al decidir la recusación, no está obligado a dar explicación alguna, ni al pleno ni a las partes involucradas. Al ser final y firme, la única opción que tiene una parte es recurrir a la Corte Suprema federal, y alegar que se violó el debido proceso de ley. Dicho foro ha indicado que violentar el derecho de una persona a un proceso judicial ante un juez imparcial es una violación al debido proceso de ley. Si un juez participa en la adjudicación del caso, a pesar de estar prejuiciado, el debido proceso de ley requiere su inhibición.

Conforme a esto, cientos de profesores de Derecho de los Estados Unidos firmaron una carta, la cual presentaron ante la Corte Suprema federal, y en la que solicitaban una reforma al proceso de recusación de los jueces. En dicha carta, exigían que los jueces de la Corte se aplicaran el Código de Ética Judicial; que implementaran un proceso para aplicar las disposiciones de dicho Código; que contestaran y fundamentaran por escrito su determinación de denegar cualquier recusación, y, por último, que acogieran un proceso para que el pleno revisara la decisión de denegar un recurso de recusación de un juez. Estas recomendaciones fueron rechazadas por la Corte.

No obstante, en este artículo se examina cada uno de los asuntos atendidos en esa propuesta, presentada ante el foro supremo federal, a la luz del ordenamiento jurídico que existe en Puerto Rico. Además, se exploran las diferentes alternativas para determinar cuán viable sería acoger tal propuesta. En fin, se concluye que es el propio Tribunal Supremo el que debe acoger estas recomendaciones e implantarlas en Puerto Rico. Incluso, es altamente recomendable que lo realice antes de que se presente ante su consideración un caso controversial, en el cual el juez recusado decida participar en la decisión del caso e, incluso, sea el voto decisivo, tal como ha sucedido en la Corte Suprema federal.

Promoción Segundo Ciclo de Coloquios de la Revista Jurídica

 

volumen 84

Boletín Marzo

 

volumen 84

 

volumen 84